MEMORIA DE SOSTENIBILIDAD 2016

C/ María de Molina, 37 2º - 28006 Madrid, España
+ 34 91 391 12 30
sigre@sigre.es

© 2017 Todos los derechos reservados

Sociedad

[G4-24 G4-26]

El sistema de recogida selectiva que pusimos a disposición de toda la sociedad española hace ya más de 15 años se basa en un ciclo cerrado que comienza cuando los ciudadanos revisan su botiquín doméstico y depositan en el Punto SIGRE de la farmacia aquellos envases vacíos o con restos de medicamentos caducados o de tratamientos ya finalizados.

Gracias al esfuerzo, compromiso y corresponsabilidad de los agentes del sector farmacéutico, los ciudadanos tienen a su disposición un sistema cercano, cómodo y seguro para reciclar estos residuos y cuidar así, de su salud y de la del medio ambiente.

En el último sondeo de opinión que realizamos, a principios de 2016, se puso de manifiesto que la cultura de la correcta gestión medioambiental de los medicamentos está cada vez más arraigada en la sociedad.

Tirar los restos de medicamentos a la basura o por el desagüe, ¿considera que perjudica al medioambiente?



Otro dato que nos ha hecho sentirnos especialmente orgullosos de nuestro trabajo es que el 89% de los hogares españoles conoce el Punto SIGRE, un porcentaje superior al obtenido en el sondeo anterior (86%).

Este dato se complementa con el hecho de que el símbolo SIGRE ha sido reconocido por el 68,1% de los encuestados, lo que lo sitúa como el símbolo de carácter medioambiental más conocido de los que aparecen en los diferentes envases.



Con respecto a la frecuencia de revisión del botiquín doméstico, en el 83% de los domicilios se hace al menos una vez al año, lo que indica que esta práctica se ha consolidado como un hábito medioambiental y sanitario.

No obstante, y si bien la forma de conservación de los medicamentos que se tienen en el hogar también ha mejorado, siguen existiendo ciertos hábitos que se deberían modificar: el 44% de los ciudadanos, cuando vuelve a utilizar un medicamento guardado previamente en su botiquín doméstico, no lee el prospecto para comprobar la dosis correcta que debe tomar; el 21% no verifica cuáles son las condiciones adecuadas de conservación de ese medicamento; y el 7% no comprueba la fecha de caducidad.

Estos resultados indican que todavía queda un importante camino por recorrer para mejorar los hábitos sanitarios de los ciudadanos. Desde SIGRE, a través de sus campañas de sensibilización y desde nuestra página web, seguiremos contribuyendo a promover un uso cada vez más responsable del medicamento.

Sensibilización ciudadana:

Somos una entidad muy activa en el ámbito de la comunicación, difundiendo a la opinión pública los valores sanitarios y medioambientales derivados de reciclar los envases y los residuos de medicamentos de origen domiciliario a través del Punto SIGRE.

En el último trimestre del año 2016 pusimos en marcha, en colaboración con las autoridades medioambientales, una nueva campaña de sensibilización que tenía como objetivo concienciar al ciudadano y aumentar su colaboración.

Esta campaña, que tenía como lema “Mano a mano por un mundo mejor” transmite la labor que cada uno de los agentes de la cadena del medicamento está realizando entorno a esta iniciativa para lograr un mundo más sostenible.

Estos mensajes se han difundido en diferentes soportes y medios de comunicación, con el objetivo de llegar a un público muy amplio y variado pero con un interés común: el de cuidar de la salud de la naturaleza.

Además, en este tipo de campañas incidimos sobre cómo reciclar bien los medicamentos y sus envases:

Los envases que han estado en contacto con el medicamento (frascos, blíster, tubos, aerosoles, ampollas, etc.) aunque estén vacíos, deben ser tratados de forma específica. Para ello, deben depositarse en el Punto SIGRE.

Para poder identificar los distintos tipos de medicamentos y los envases que los contenían y darles el correcto tratamiento, deben llevarse al Punto SIGRE dentro de su caja de cartón.

Las cajas de cartón y envases de medicamentos de todo tipo, tengan aún restos del medicamento o estén vacíos, no deben tirarse al contenedor azul del papel, ni al amarillo de los envases, ni al contenedor verde de vidrio.

Si deseas conocer más sobre la comunicación en SIGRE, te invitamos a que visites el apartado “Comunicación responsable” de esta misma Memoria.