6.1Con los empleados

Enfoque de gestión

El equipo humano que conforma SIGRE es parte fundamental del éxito en nuestra actividad.

Esta importancia ha sido refrendada por el propio Consejo de Administración de la entidad que, a través del Plan Estratégico de RSC 2010-2012, reconoce como objetivo el asegurar la motivación y la implicación del capital humano en la mejora continua de la entidad.

Para que todos los empleados puedan rendir al máximo en su trabajo, SIGRE fomenta aspectos tales como la no discriminación, la formación continua, la gestión participativa, el equilibrio entre trabajo, familia y ocio, la salud y la seguridad en el trabajo, y la ética empresarial, entre otros.

Las diferentes políticas aprobadas en esta materia (Política de Recursos Humanos, Manual de acogida de nuevos empleados, códigos de conducta, etc.) sustentan el modelo de gestión de SIGRE como entidad responsable y sirven de marco para definir el comportamiento de todos sus profesionales en las relaciones con los grupos de interés.

Relación con los trabajadores

SIGRE inició su actividad en el año 2001 apostando por la excelencia y, desde entonces, nos esforzamos día a día para que se nos distinga por la calidad y la innovación en nuestro trabajo, generando así valor a todas nuestras partes interesadas.

Para ello, SIGRE apuesta por la atracción y retención del talento, la estabilidad y la calidad en el trabajo, existiendo además un firme compromiso con la conciliación de la vida personal y profesional, a través del desarrollo de iniciativas que favorezcan un entorno de trabajo flexible y adaptado a las necesidades personales de cada empleado, y del establecimiento de un ambiente de trabajo agradable y de confianza entre los empleados y la dirección.

La entidad ofrece a sus empleados unas condiciones de trabajo adecuadas para su desarrollo profesional y personal, que asegure su motivación e implicación en la mejora continua perseguida por SIGRE.

A cambio, “solo” se le pide al trabajador que actúe siempre con integridad, profesionalidad y respeto.

Formalmente, la relación de SIGRE con sus empleados queda regulada a través del Convenio General de la Industria Química, según el cual los criterios a utilizar en los procedimientos de selección deberán ser objetivos y neutros para evitar cualquier tipo de discriminación directa o indirecta, desfavorable por razón de edad, discapacidad, género, origen, incluido el racial o étnico, estado civil, religión o convicciones, opinión política, orientación sexual, afiliación sindical, condición social o lengua.

De esta manera, a finales de 2012, se produjo la baja voluntaria de un empleado de la entidad, cubriéndose dicha vacante en 2013 a través de un proceso selectivo plural, basado en criterios objetivos que garantizaban la igualdad de oportunidades y la no discriminación entre los candidatos entrevistados para dicho puesto.

Si bien esta baja se resolvió mediante una contratación externa, en SIGRE tienen derecho preferente para el ingreso, en igualdad de méritos, quienes hayan desempeñado o desempeñen funciones en la empresa con carácter eventual, con contrato por tiempo determinado en formación o prácticas.

Esta relación persona-empresa queda reflejada en el hecho de que un 21% (3 sobre 14) de la configuración actual de la plantilla de SIGRE comenzó su andadura en la empresa bajo alguna modalidad temporal de trabajo.

Respecto al régimen, procedimiento, derechos de consulta de los representantes de los trabajadores y efectos de las modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo, se mantiene una comunicación permanente con toda la plantilla, si bien en todo caso, se procede según lo previsto en la legislación vigente (Estatuto de los Trabajadores) y en el Convenio Colectivo.

Indicadores del desempeño de prácticas laborales y ética del trabajo

Edad Total
x <30 30≤ x ≤50 x >50
Mujeres Administrativas - 3 1 4
Técnicos 1 1 - 2
Directores - 1 - 1
Subtotal mujeres 1 5 1 7
Hombres Técnicos - 4 - 4
Directores - 1 1 2
Alta Dirección - - 1 1
Subtotal hombres 0 5 2 7
Total 1 10 3 14

6.1.1_b