1.Carta del Presidente

Estimados/as amigos/as:

Para SIGRE, la Responsabilidad Social significa, ante todo, eficiencia y transparencia en la gestión, con el fin de maximizar la creación de valor compartido para nuestros laboratorios adheridos  y para las demás partes interesadas.

Por ello, bajo un contexto adverso para todo el sector farmacéutico, hemos seguido desarrollando una serie de acciones integrales que abordan las preocupaciones sociales, medioambientales y éticas en torno al fin del ciclo de vida de un producto con un innegable valor social como es el medicamento.

Entre estas acciones merecen destacarse las soluciones tecnológicas, innovadoras y respetuosas con el medio ambiente, que se han incorporado en la nueva Planta de Tratamiento de Envases y Residuos de Medicamentos, ya que han permitido optimizar los procesos de tratamiento de estos residuos, obteniendo al mismo tiempo una significativa reducción de costes y una mejora sustancial de los porcentajes de reciclado.

De manera complementaria, según se desprende de los resultados del Plan Empresarial de Prevención (PEP) 2009-2011 y de los nuevos objetivos contemplados en el PEP 2012-2014, la industria farmacéutica ha intensificado sus esfuerzos en la aplicación de medidas que permiten reducir el impacto ambiental de sus envases.

SIGRE ha fortalecido su estrategia de Responsabilidad Social gracias a la implicación de todo el sector farmacéutico. De esta manera, la iniciativa e influencia en la implantación de los diez principios del Pacto Mundial y el grado de aplicación de la estrategia responsable en todos los ámbitos de nuestra actividad han sido claves para nuestra incorporación al Comité Ejecutivo de la Red Española del Pacto Mundial.

Este nombramiento, unido al respaldo que las autoridades ambientales y sanitarias brindan a esta iniciativa, nos reafirma en el compromiso que todo el sector farmacéutico tiene a través de SIGRE con el cuidado de la salud y la protección del medio ambiente.

Muy cordialmente.